¿Cómo funciona?

 

En la sesión el terapeuta utiliza contactos suaves en diferentes partes del cuerpo con el fin de “escuchar” a través de sus manos los movimientos de diferentes tejidos, órganos y estructuras. A través de esta escucha se perciben movimientos sutiles, pulsaciones, restricciones, patrones, etc. Son muchas las causas (físicas como los traumatismos, bioquímicas y emocionales) que pueden estar detrás de los diferentes patrones y resistencias.

El terapeuta utiliza sus manos para reflejar al cuerpo del cliente el patrón que está conteniendo; al hacerlo, éste tiene la oportunidad de soltar ese patrón restrictivo y encontrar una nueva forma de organizarse. Decía James Jealous que “La penetración del Aliento de Vida en los tejidos desorientados restablece la matriz original. La matriz original es una forma transportada por la potencia del Aliento de Vida alrededor de la cual se organiza el mundo molecular y celular siendo la pauta original.”. El terapeuta nunca impone nada sino que permite que sea el propio organismo quien en base a su propia sabiduría innata, busque la senda de la sanación; en este camino, la persona siempre se encuentra acompañada por el contacto y la presencia del terapeuta.


"Lo más importante es esperar con atención paciente a que el tejido comience a hablar, escuchar, dejar que ocurra y simplemente estar allí. No se trata de hacer algo, sino, todo lo contrario, adáptese al tejido y al paciente y a enseñarle a entender su propia historia". Dr. Sutherland.