¿Qué es?

 

    La Biodinámica Craneosacral es una técnica suave y no invasiva pero con efectos profundos a diferentes niveles. En la práctica consiste en la realización de contactos con las manos del terapeuta en diferentes partes del cuerpo del cliente desde dónde se "escucha" los hallazgos que nos muestran tejidos, órganos, etc. 

 

    Se basa en la percepción de la manifestación del impulso rítmico craneal en los diferentes tejidos y estructuras del cliente. Este impulso se encuentra asociado al fluir del líquido cefalorraquídeo por el sistema nervioso central. Puede ser percibido como un movimiento respiratorio sutil en todas las estructuras que componen el sistema craneosacral (encéfalo, médula espinal, liquido cefalorraquídeo, meninges, huesos craneales, pelvis y sacro), y se transmite también a todos los órganos y tejidos corporales. La potencia y calidad con que emerge y se transmite este impulso a todo el organismo determina su estado de salud y vitalidad.

 

Los terapeutas craneosacrales entrenamos durante años nuestras habilidades manuales para ser capaces de percibir dichas fluctuaciones y pulsaciones sutiles. Esta técnica se desarrolló desde la Osteopatía Craneosacral a partir de los trabajos de Franklyn Sills, Michael Kern, etc. La incorporación de conceptos biodinámicos así como el aporte de otras disciplinas ha hecho que desde hace unos años la Biodinámica Craneosacral se haya instituido como una profesión en sí misma con formaciones específicas e independientes de las osteopáticas.

 

    La Biodinámica Craneosacral es de reciente aparición comparada con otras disciplinas manuales y se encuentra en continua expansión gracias a los trabajos de Franklyn Sills, Michael Kern, Michael J. Shea o los enfoques de Mike Boxhall Los profesionales de la biodinámica craneosaral observamos asimismo nuevas aplicaciones en nuestra praxis diaria lo que convierte a la técnica craneosacral en una forma de salud versátil, con grandes posibilidades en el presente y un esperanzador futuro.